Saturday, February 07, 2009

Un hijo con síndrome de Down






Si tuviéramos un hijo con síndrome de Down sé que le pondríamos una silla sobre el techo para que subiera a ser la bandera de nuestra patria.

Nada era borracho en ti / hasta que llegué yo rompiéndome. Ahora no parece importante la alfombra que tuve que botar por las manchas de vino / ahora brillo en tu rubor, así como slogan de maquillaje para señoritas adineradas, así como queriéndote en una desgracia tan linda.

En este cielo todo es diminuto como una estrella / te quería invitar a mi rabia para que la convirtiéramos en ropa / pero ni te imaginas MI amor. Es cierto, me viste llorar sin sentir asco de un fluido que no va a ninguna parte / anoche chocamos contra el vidrio como polillas creyéndose piedras / guardo todos tus movimientos como postales rotas / ni te imaginas MI amor.

Si tuviéramos un hijo con síndrome de Down yo le enseñaría a suicidarse sin morirse.

Anoche gastaste todo tu dinero en alcohol y todo eso fue para que yo durmiera a tu lado y soñará con arañas blancas que va pariendo el viento. Si tuviéramos un hijo con síndrome de Down me gustaría que soñara ese sueño.

Si tuviéramos un hijo con síndrome de Down le enseñaría a bailar mal y tú le peinarías los cabellos dorados con sus autos de juguete / Tenemos tanta tierra en los ojos / Tenemos tanta sed ahora que todo se nos quema y nos invertimos en lo que nos deja la noche. Sin embargo, mira cómo brillan las lágrimas de alcohol evaporándose rápido como angelitos transparentes.

Si tuviéramos un hijo con síndrome de Down no podríamos dejar de amarnos ni aunque muriésemos masacrados por la pobreza.

Si tuviéramos un hijo con síndrome de Down tú le comprarías una ropa tan linda que yo no podría dejar de llorar y besarte / pero ni te imaginas MI amor / ahora piensas en que el sexo de toda cosa es un infierno sin darte cuenta de que saltan diablos bolivianos de tu pecho al mío y el resto me importa un carajo / ahora piensas en nuestro hijo Down / piensas en su nombre de hombre y en la agüita bautismal que regurgitarás sobre su pecho.

Tenemos que dejar de dolernos así como si nos gustara mucho esa sospechosa categorización del amor. Si tuviéramos un hijo con síndrome de Down no podríamos dejar de amarnos ni aunque muriésemos masacrados por el aburguesamiento.

Mírale la carita a nuestro hijo / se parece tanto a nosotros que nos hemos convertido en Down y somos felices para siempre.


(del libro "Mi Hijo Down" Buenos Aires 2008, Pablo Paredes Muñoz)

6 comments:

pedrerosprado said...

voy a stgo y me gustaria saber
en q libreria pillo seguro el libro mi hijo down? cuanto valdrá?

pedrerosprado said...

como puedo hacerle llegar una carta? (no es de amor ni suicida)
algún mail. acá está el mio: eldonjoseantonio@gmail.com

Antonela said...

Hola Pablo, pasó algún tiempo desde la último vez que te escuché leer y sigo buscando tus libros en Rosario. Ya no se por donde revolver pero no encuentro.

Si podés o tenés idea como podría hacerlo, por favor comunicate conmigo en mi blog. Gracias.

Espero tener el agrado de escucharte nuevamente y pronto.

Marco Octavio said...

Hola, nos conocimos durante una lectura que diste en el colegio altamira hace un par de años, me llamo Marco Ramírez,no se si me recuerdas, quisiera saber si sabes de algun taller que esten dando alguno de los poetas participantes del festival "poquita fe", tu, hector hernandez, diego ramirez, nose. Gracias por tu tiempo,te dejo mi email. sans.culottes@hotmail.com

Amalia Gieschen said...

encontré tu blog!!!

Ele said...

Buenísimo, en serio. Me paralizó cuando te oí leerlo. Además ese día estaba sentada junto a mi pololo, así que nos fuimos a la mierda juntos.. Bravo, escribes la raja.