Thursday, June 22, 2006

Carrusel del Amor (las clases de Chile y las de la maestra Jimena)




Siempre me enamoro de marías joaquinas, la gente me juzga por eso, dicen que la lucha de clases se me va a la mierda, pero la culpa no es mía... Jesús también era hijo de carpintero y ahora tiene todo un cielo para él, repleto de marías joaquinas con alitas, repleto (ya lo dijo el potro Rodrigo hablando con voz de Diego)

En la población, en el pobre barrio, una mitad se enamora de la niña rubia y la otra mitad de la colorina de pequitas, ellas constituyen excepción y centro en ese panorama. Ellas son el eje del carrusel del amor, las cartas con dibujos de corazones con la simetría imperfecta, pero bien cuidada, sin flecos, se acumulan en sus piezas rosadas de la cafesosa vivienda básica. Los niñitos pómulos salidos y pelopinchos se enamoran tanto tanto como si en esa carita europoide se leyese el cuento feliz de la vida, ese de la tele, ese que pondría orgullosa a la madre india, porque el orgullo indio ya no es el de antes o quizás es el mismo y eso explica antropológicamente a ñuñoa, la florida y maipú.

Amé y amo profundamente a las marías joaquinas, con rabia, vergüenza y una alegría como de Kinder junto al peladero de cerrillos. Uno cree que se va a salvar en una carita rubia, en unos ojitos claros, pero no me echen la culpa a mí, los angelitos no los inventé yo. Estos enamoramientos son un mal de pobre, un mal del cielo
.

5 comments:

TERCERA PERSONA said...

no es justo que ahora no pueda disfrutar de carrusel. Exigo que algun canal, de una u otra forma, en horario de trasnoche o despues de almuerzo, la reponga en su parrilla programática.


yo, alguna vez, tambien me enamoré de una maria joaquina. Era cruel, recuerdo, muy cruel...

Saludos en esta nueva aventura o desventura...desde la republicana noche de peñalolen

Roberto ( o si prefiere: robert)


pd. por cierto, me debes unos poemas...los de la argentina de la que me hablaste hace tiempo que muy pocos conocian. no recuerdo el nombre. Quiza tambien es una Maria Joaquina.

833-0387 said...

Ya no me acuerdo del nombre del niño - alter ego de María Joaquina. Un pelmazo (en versión niño, con automóvil del año, de niño), sin duda alguna. Lo que sí he de reconocer y recordar, que yo también me subí al carrusel del enamoramiento del niño rubio. Y fue muy triste también la experiencia, yo flaquita y negrita... mmmh, todo mal.
A los años vine a descubrir que los angeles se esconden detras de caras comúnes, cómo las caras de la feria de José Arrieta, o del paradero de Ictinos con Grecia.
Mis angeles de una u otra forma bajaron del cielo a traerme minutos de alegría y magía a esa niña que hoy tengo dentro, a estos 27 años.

a.rimbaud said...

en chile los cirilos del mundo tiritan de frio en los pasajes de tierra con la babita mojandose los puños de un chaleco de lana. en chile los cirilos del mundo duermen con sus hermanos. en chile los cirilos del mundo no festejan sus cumpleaños. en chile los cirilos del mundo no hacen negociaciones colectivas. en chile los cirilos del mundo son mis amigos y son mas tristes que recoleta. como si todos los cirilos del mundo fueran mis parientes (seguro, se lo copie a pablito de rokha)

ame said...

....me hierve la cabeza en clases!!!

alejandra said...

putas los comentarios feos